El lavado de la fachada se lleva a cabo mediante la técnica de chorro de agua a presión controlada. Le sigue una mano de imprimación y dos de pintura. Una vez listo, se esmaltan las barandillas.